, , ,

Herramientas de Coaching & PNL en vivo

Aprendiendo PNL y Coaching desde casa

Para ayudarnos a liderar esta profunda crisis que estamos experimentando, que además de sanitaria, económica y social, es una crisis de miedo, estrés y ansiedad, con todas las consecuencias que ello implica, el iPNL lleva a cabo un ciclo de encuentros a través de Facebook Live.

En estos encuentros se generan consignas interactivas para que los participantes puedan ponerlas en práctica durante la sesión, compartiendo en línea sus experiencias, preguntas e impresiones.

Les dejamos un compendio de estos encuentros.

Si están interesados en acceder a todos los eventos realizados pueden encontrarlos en nuestra Página de Facebook.









, , ,

Pensar rápido y Pensar despacio



Nuestro cerebro está plagado de trampas cognitivas y de respuestas pre-programadas que se interponen entre nosotros y nuestras decisiones.

En 1974, los psicólogos experimentales Amos Tversky y Daniel Kahneman publicaron en la revista Science, cómo opera nuestra mente y los engaños en los que caemos. Gracias a este trabajo llegaron a la conclusión que todos tenemos dos formas de pensar, dos sistemas operativos: el sistema reactivo y el sistema consciente, esta visión derivó en lo que hoy denominamos “economía del comportamiento” y le valió a Kahneman el premio nobel de economía.

El SISTEMA 1 o REACTIVO, está relacionado con el pensamiento rápido, es automático y esclavo de las emociones. En él se conforman los juicios y las ideas preestablecidas. Este sistema se activa en el área límbica de nuestro cerebro, donde residen nuestras emociones y está preparado para creer, no para dudar y tiene tanto miedo de la incertidumbre y del azar que a menudo salta rápidamente a conclusiones precipitadas, basadas en ideas preconcebidas o en generalizaciones procedentes de nuestra historia o experiencia previa. Este hecho psicológico ayuda a entender por qué el fanatismo y la seguridad dogmática a menudo se sustentan en la ignorancia, o en evidencias claramente insuficientes.

Un claro ejemplo del sistema reactivo es el Efecto Halo; que ocurre cuando tendemos a atribuir características excesivamente positivas o negativas a una persona basándonos en pistas parciales pero emocionalmente atractivas, lo cual ayuda a explicar por qué el público ama irracionalmente a las estrellas de cine o los jugadores de fútbol.

El SISTEMA 2 o CONSCIENTE, está relacionado con el pensamiento lento, posterga las gratificaciones del sistema emocional,  ya que necesita tiempo para elaborar una conclusión. Se activa en la corteza prefrontal, donde residen las facultades cognitivas superiores que nos diferencian de los demás mamíferos. Y si bien requiere un gran esfuerzo cognitivo, nos permite resolver los problemas difíciles o complejos, que requieren diversos enfoques y perspectivas. Entra en acción cuando el sistema 1 está atascado o cuando se activa en nosotros una alerta que nos despierta del modo automático. 

Todos tenemos en funcionamiento estos dos sistemas, pero lo más curioso es que en la vida cotidiana el sistema 2 o Consciente está normalmente en un segundo plano. Como reconoce Kahneman en su libro "Pensar rápido, pensar despacio", nuestro cerebro es perezoso por pura supervivencia ya que a a pesar de que suponga menos del 5% de su masa corporal, consume en torno al 20% de la glucosa y del oxígeno de nuestro cuerpo. Por ello para evitar un consumo excesivo activamos el modo automático, es decir, el sistema 1 o Reactivo, que si bien es necesario para desenvolvernos en el mundo, en ocasiones nos lleva a tomar decisiones erradas. En otras palabras, respondemos y actuamos según lo primero que se nos viene a la cabeza, sin elaborarlo demasiado.
Somos irracionales y tomamos decisiones en pocos segundos, lo que, muchas veces, nos conduce a errores.” Daniel Kahneman
Este hacer sin pensar nos lleva a poner etiquetas a las personas que vemos o acabamos de conocer, nos hace guiarnos por la opinión de la manada, por la moda en el vestir, por compras compulsivas y por tantos otros sesgos inconscientes que evitan que tomemos decisiones más reflexivas e inteligentes.

Pero no está todo perdido. Tenemos la capacidad de evitar el sistema reactivo, teniendo presente cómo opera nuestro cerebro y para evitar caer en trampas cognitivas, tenemos que focalizar nuestra atención y volvernos más racionales y reflexivos antes de tomar una decisión importante, de esta forma despertamos al sistema 2, el sistema consciente, tomando decisiones más acertadas, pensando con lógica, en lugar de dejarnos llevar por nuestras emociones.


,

Círculo de influencia: una herramienta para reducir nuestras preocupaciones


Hasta en situaciones extremas tenemos margen de maniobra para decidir, aunque solo sea la actitud con la que queremos vivir.

El coronavirus nos ha despertado un tsunami de preocupaciones. Nos inquieta pensar en cómo nos puede afectar a nosotros o a nuestros seres queridos; nos estremece leer las cifras de positivos, de fallecidos, etc. Vivimos en un mundo de preocupaciones presentes y futuras. Pero existe una alternativa. Tenemos la posibilidad de reducir el peso de lo que nos inquieta y pasar la tormenta de un modo más ecológico. Para ello, necesitamos entrenar nuestra atención y disponer de herramientas específicas para impulsar la mentalidad del cambio. Evidentemente, su práctica requiere tiempo. Todas nuestras preocupaciones no van a desaparecer de la noche a la mañana, de un plumazo.

En cualquier crisis profunda viviremos ira, miedo o tristeza, pero conocer algunas técnicas nos ayudará a transitarla mejor y de una forma más rápida. Hace años, el profesor Stephen Covey ya propuso trabajar nuestro círculo de influencia. Veamos cómo podemos practicarlo en momentos como los actuales.

Círculo de Preocupaciones

Pensemos en lo que nos inquieta. Enumeremos nuestras preocupaciones y anotémoslas alrededor de un círculo que denominaremos nuestro círculo de preocupaciones. Podemos escribir incertidumbres como ¿puedo infectarme? ¿Podré curarme si he enfermado o si alguien cercano a mí le ha ocurrido? ¿Recuperaré mi trabajo? Debemos detallar todo cuanto nos inquieta de manera específica y concreta.

Círculo de influencia

A continuación, necesitamos hacernos una pregunta poderosa, que es la clave del cambio: ¿Qué puedo hacer yo? Ante cualquier circunstancia, por desesperante que sea, tenemos margen de maniobra. Lo explicó muy bien el psiquiatra Viktor Frankl, prisionero en campos de exterminio nazi como Auschwitz. Hasta en situaciones extremas tenemos margen de maniobra para decidir, aunque solo sea la actitud con la que queremos vivir lo que nos haya tocado. Por eso, no podemos dejarnos llevar por la sensación de impotencia. Todos podemos influir en lo que nos rodea, por pequeño que parezca.

Desde esta perspectiva, regresamos a nuestro ejercicio anterior. Recorramos cada una de nuestras preocupaciones y preguntémonos: ¿qué puedo hacer ante esta situación? ¿Qué depende de mí? Con las respuestas configuramos el círculo de influencia, más pequeño, pero más poderoso, ya que recoge todas las acciones que dependen de nosotros para afrontar las preocupaciones. Por ejemplo, puedo quedarme en casa, puedo ser solidario, puedo aceptar la situación y aprender de ella, puede actualizar mi currículo o estudiar algo nuevo… Lo que decidamos.

El tercer paso es el más retador, ya que está relacionado con la atención. Cada vez que nos asalte una preocupación, debemos ocuparnos, es decir, poner el foco en lo que está en nuestras manos, en nuestro círculo de influencia. No podemos alimentar con nuestra rumiación mental las inquietudes, sino que tenemos que actuar. Para ello, es importante entrenar nuestra mente, tomar conciencia de lo que pensamos y centrarnos en lo que podemos hacer. Como escribió Covey, cuando ponemos la atención en nuestro círculo de influencia, sentimos que este se agranda y que nuestro margen de maniobra es mucho mayor ante un problema.

Este ejercicio nos ayuda a desarrollar una energía positiva que aumenta nuestra capacidad de actuación. Sin embargo, cuando solo nos quedamos en la queja o en nuestro círculo de preocupación, nuestra capacidad para actuar se reduce y la energía negativa que desarrollamos hace que nuestro círculo de influencia parezca más pequeño. Si solo alimentamos nuestras preocupaciones, nos colocamos en un lugar reactivo o de víctima en el que esperamos que otros nos ayuden a resolver nuestros problemas.

Sin embargo, focalizar aquello que depende de nosotros, o de nuestro círculo de influencia, nos ayuda a desarrollar una actitud proactiva y a sentirnos protagonista de las situaciones, por muy complejas que sean. Si entrenamos esta mentalidad ante el cambio, atravesaremos cualquier tormenta ganando la batalla psicológica que siempre lleva aparejada.

Fuente: El País
,

Ser más resilientes ante el Coronavirus


Es oficial: estamos en una doble pandemia, una pandemia de coronavirus y una pandemia de miedo.

Estar en las garras del pánico nos perjudica en cualquier crisis. Justo cuando necesitamos pensar con claridad y mantener la calma, el pánico genera en nuestro cerebro pensamientos confusos y en nuestro cuerpo tensión.

Nuestra propensión a preocuparnos hasta el punto del pánico, es parte de un diseño biológico que se desarrolló en una época en la prehistoria humana, en la que los cazadores recolectores tenían que estar en guardia constante ante los peligros del entorno. Este cableado prehistórico de respuesta automática permanece conectado en nuestro cerebro actual.

El radar del cerebro que detecta el peligro y que dispara la respuesta de huida, lucha o paralización es la amígdala, un pequeño nodo en los centros emocionales, que secuestra los centros ejecutivos del cerebro, y toma las riendas de nuestras acciones y emociones. Si la amígdala señala una amenaza, en éste caso un virus pero también puede ser un tono de voz preocupante en nuestro jefe, el cableado del cerebro desencadena una cascada de reacciones que fijan nuestro enfoque en esa amenaza. Esto significa que no podemos centrarnos en otras actividades y mucho menos ser creativos.

Aquí está el problema: no podemos controlar lo que sentimos, cuándo lo sentiremos, ni qué tan fuerte será el sentimiento. Sentimientos como el pánico vienen espontáneamente. Nuestro punto de elección llega una vez que surge el sentimiento (pánico, miedo, preocupación, etc.) entonces podemos hacer primar nuestro neocórtex, la parte racional del cerebro, cuestionando racionalmente estos sentimientos y eligiendo cómo actuar.

Pensamientos Positivos

La preocupación puede ser positiva, por ejemplo cuando nos enfrentamos a un desafío y proponemos posible acciones para mejorar la situación. Es posible que seas un directivo o trabajador independiente y tengas que pilotear nuevas estrategias a través de esta recesión repentina. O puedes ser una de esas miles de personas que tiene que descubrir cómo administrar su tiempo o incorporar nuevas tecnologías para trabajar productivamente desde su hogar o cómo mantenerte seguro y saludable si aún tiene que ir a trabajar. Los desafíos preocupantes que plantea COVID-19 son innumerables.

Pensamientos Negativos

Pero el pánico desencadena el peor tipo de preocupación. Cuando pensamos en el coronavirus e imaginamos en lo peor que puede suceder, sin analizar otras alternativas, así entramos en una rumiación, es decir, en un patrón repetitivo de pensamientos negativos. Tal preocupación tóxica en la actualidad se ha convertido en una pandemia en sí misma. El modo opuesto es la reflexión productiva, que PNL denominamos "Marco de Éxito" e implica centrarse con atención en un objetivo concreto buscando soluciones y posibilidades potenciales.

La importancia de la RESILIENCIA

La Resiliencia es la capacidad que poseen las personas para afrontar y superar los problemas y adversidades de la vida. Las personas resilientes evitan continuar rumiando sobre lo dolorosa que fue una experiencia, saliendo incluso fortalecidos. Potenciando esta capacidad nuestra mente puede volver a pensar mejor y nos sentiremos más relajados, creativos y enfocados.

Potenciar la Resiliencia

La buena noticia: las investigaciones han demostrado que la resiliencia no es una capacidad innata, todos podemos ser más resilientes, diciéndole “no” a los mensajes de pánico que nos envía nuestra amígdala.

Hay dos formas de ser más resiliente: una es dialogando contigo mismo, la otra es reeducando a tu cerebro.

Lo más importante es el diálogo interno, hablar con nosotros mismos. Cuando tomamos conciencia de las emociones negativas tratamos de que intervenga la parte racional de nuestro cerebro, que contrarreste los pensamientos derrotistas con una actitud optimista. Cuestiona tu pensamiento pesimista y sustituyelo por una perspectiva positiva.

Además reeduca tu cerebro, para ello existen diferentes prácticas, el Mindfulness es una de ellas.

Te dejamos algunas instrucciones simples para comenzar a practicarlo:
  1. Encuentra un lugar tranquilo y a solas donde puedas evitar las distracciones durante unos minutos.
  2. Siéntate cómodamente, la espalda recta pero relajada.
  3. Concentra tu conciencia en el acto de respirar, permaneciendo atento a las sensaciones de la inhalación y la exhalación, y empieza de nuevo con cada nueva respiración.
  4. No juzgues tu respiración ni trates de cambiarla de ninguna manera.
  5. Considera todo lo que venga a la mente como una distracción (pensamientos, sonidos, cualquier cosa). Deja que se vaya y presta atención nuevamente a tu respiración.
El mejor modo de obtener los máximos beneficios del mindfulness es practicarlo entre 20 y 30 minutos diarios. Tómatelo como una rutina de ejercicio mental.

Con una mente tranquila, clara y enfocada en el presente, estaremos mejor equipados para enfrentar los próximos desafíos.

#QuedateEnCasa y mantente saludable!

, ,

La neuroeducación cambia la forma de enseñar y de aprender

La Neuroeducación se trata de una combinación entre la neurociencia, la pedagogía, la ciencia cognitiva y la psicología, enfocada en conocer cada día más sobre cómo el cerebro aprende. Sus investigaciones están dando lugar a una auténtica revolución en el aprendizaje y la enseñanza.

De ésta forma la educación tradicional está dando paso a nuevos métodos que buscan que el aprendizaje se consolide de manera natural. Los educadores están enseñando a aprender como aprende el cerebro.

Neuroplasticidad

Actualmente gracias a los avances en Neurociencias sabemos que el Cerebro se va desarrollando, va madurando y transformándose a través de los procesos de enseñanza y de aprendizaje.

Uno de los descubrimientos mas importantes ha sido llegar a saber que el cerebro tiene una capacidad casi ilimitada de adaptarse a nuevas situaciones y entornos y a cambiar de acuerdo con las demandas, fortaleciendo algunas conexiones neuronales y debilitando otras, según sea el caso. A esto se le denomina Neuroplasticidad.

Actualmente sabemos que el cerebro es maleable y plástico durante todo el transcurso de la vida. Esto quiere decir, que el cerebro puede aprender durante toda la vida, porque puede establecer nuevas sinapsis, o conexiones neuronales, en función con los diferentes estímulos. Y a mayor cantidad de sinapsis, mayor probabilidad de responder ante situaciones novedosas.

Un niño comienza a aprender desde el mismo momento del nacimiento, si no antes. Aprende en los primeros años a través de mecanismos básicos como son la imitación, la atención compartida y la empatía.

El aprendizaje, así como las experiencias, permite la constante reorganización de la arquitectura funcional del cerebro.

Las emociones en el aprendizaje

La ciencia ha demostrado además que las emociones tienen una influencia directa en el aprendizaje.

Los hallazgos en el Sistema Límbico también proveen información acerca de la importancia del factor emocional en el proceso de aprendizaje. Es así, que el estrés o el miedo no contribuyen a aprendizaje, pero sí lo hacen los desafíos, el juego, la creatividad, las experiencias donde intervengan todos nuestros sentidos.

Y el punto clave de esta nueva aproximación a la educación es que el cerebro necesita la emoción para aprender.

“Para aprender hay que ser feliz haciéndolo, de ahí la importancia de la emoción como canal fundamental en el aprendizaje y la enseñanza”. “Si no nos emocionamos, si en nosotros no se genera una emoción con lo que queremos aprender, será más difícil que nuestro cerebro lo retenga” señala el Dr. José Ramón Alonso, catedrático de Biología Celular de la Universidad de Salamanca.

Alonso señala que contar historias “influye” en el cerebro a nivel de afecto y emociones, pero también en el aprendizaje de los niños. Por ello aboga por “rediseñar la forma de enseñar, porque ya se disponen de algunas evidencias que hacen urgente esa transformación”. A este respecto indica que “es esencial despertar la curiosidad y emocionar para que estemos motivados en aprender".

Aprender a leer

Una de las revelaciones que hizo la ciencia en torno al funcionamiento del cerebro es el proceso de la lectura. El cerebro humano no está diseñado para leer, sino que evoluciona y aprende esa habilidad, porque la lectura es un invento cultural.

"Al estudiar cómo lee el cerebro, en realidad lo que se está observando es cómo aprende algo nuevo. Y ahí es cuando empiezas a entrar en el área de la neuroplasticidad" señala Maryanne Wolf, neurocientífica cognitiva y directora del Centro para la Investigación de la Lectura y el Lenguaje de la Universidad de Tufts, en Massachusetts, Estados Unidos.

Francisco Mora, doctor en Medicina y Neurociencia, escritor y catedrático de Fisiología en la Universidad Complutense de Madrid, coincide y da un paso más allá, al asegurar que "la lectura es algo que nunca hemos sabido cuándo enseñarla".

"Pero llegó la neuroeducación y la ciencia que nos dice que la transformación en la lectura solo ocurre en el cerebro entre los 6 o 7 años", explica.

Hoy sabemos que los circuitos neuronales que codifican para transformar de grafema a fonema, lo que lees a lo que dices, no terminan de conformar las conexiones sinápticas hasta los seis años. Si los circuitos que te van a permitir aprender a leer no están conformados, se podrá enseñar con látigo, con sacrificio, con sufrimiento, pero no de forma natural. Si se empieza a los seis, en poquísimo tiempo se aprenderá, mientras que si se hace a los cuatro, igual se consigue pero con un enorme sufrimiento. Todo lo que es doloroso tiendes a escupirlo en el cerebro y a rechazarlo, no lo quieres, mientras que lo que es placentero tratas de repetirlo.

"Por eso Finlandia empezó a enseñar a leer con alegría y eso solo se logra cuando se alcanza la madurez en esas áreas del cerebro que son las que transforman la lectura", aclara el Dr. Mora.

¿Qué estrategias puede utilizar el docente para despertar esa curiosidad?

Otro de los aspectos clave de la neuroeducación es despertar la curiosidad en los alumnos.

"La curiosidad es el elemento básico emocional para poder enseñar bien. Enseña con curiosidad, haz lo soso siempre interesante y verás cómo quien te escucha abre los ojos", asegura el doctor Mora.

Tiene que comenzar la clase con algún elemento provocador, una frase o una imagen que despierte la curiosidad. Romper el esquema y salir de la monotonía. Sabemos que para que un alumno preste atención en clase, no basta con exigirle que lo haga. La atención hay que evocarla con mecanismos que la psicología y la neurociencia empiezan a desentrañar.

"Ya no sirve decir: '¡Préstame atención!'. Eso es estéril, es inútil. Y eso es la transformación de la neuroeducación", agrega.

Para Mora "parece que ser curioso tiene incluso a veces alguna connotación negativa".

"La curiosidad tiene un anclaje emocional. Somos bichos curiosos. Constantemente estamos buscando cosas nuevas, diferentes, que rompan el esquema. Esa curiosidad es lo que empuja a aprender. Hay que hacer curioso lo que se enseña. Y eso llama la atención", asegura.

José Luis Redondo es docente en España y concuerda con la efectividad de la curiosidad en el aula.

"Introduje el elemento sorpresa que ya está demostrado que favorece mucho la memoria", señala el profesor que da clases de ciencias sociales a adolescente en Úbeda, Andalucía.

El doctor Roberto Rosler, neurocirujano argentino y especialista en neurociencias, recomienda a los educadores que sigan 7 pasos para que el conocimiento logre establecerse en la memoria de largo plazo. Conocelas AQUÍ 

Relajación y ambiente

Para Redondo, en realidad, "no sé puede hablar de 'hacer' neuroeducación, sino que esta disciplina es más para 'ser'."

"En mi aula yo trabajo mucho la educación emocional, cómo identificar las emociones, y aplicó dinámicas de enfrentamiento de la rabia y el miedo".

"Hacemos actividades de mindfulness, es decir, el estar aquí y ahora. Y les enseño a controlar la respiración y gestionar los pensamientos para conseguir relajar la mente", detalla.

Otro de los aspectos de la neuroeducación es el ambiente en el que se lleva a cabo el aprendizaje.

El Dr. Mora destaca la importancia de la neuroarquitectura en la educación.

Este nuevo movimiento es la conjunción de pensamientos entre arquitectos y neurocientíficos valorando el funcionamiento del cerebro para la construcción de nuevos edificios, define.

"La orientación de la luz, el sonido, el calor y el frío, con qué frecuencia hay que cambiar los póster… Se han hecho estudios que muestran que cuando todo eso se tiene en cuenta cambia el rendimiento mental de los estudiantes, como ocurrió en Finlandia, Noruega y Suecia", ejemplifica.

Transformación Educativa

Tanto para el especialista en el funcionamiento del cerebro, como para los docentes especializados en el tema, una transformación educativa es imprescindible.

"Hay que empezar a transformar la formación de los colegios", dice Mora.

Pero sobre todo, el doctor en medicina insiste en que lo importante es hacer interesante lo que se enseña. "Puede ser que no se requiera la palabra, sino una simple foto, un dibujo, algo exótico… Entonces rompes los esquemas, te prestan atención y cuando eso ocurre es cuando tienes que soltar los cuatro o cinco conceptos básicos. Yo no enseño más que eso en cada clase".

Y también cuestiona la duración actual de los períodos de clase.

"Estoy en contra de que una clase en la universidad dure 50 minutos. Una clase debe durar en torno a los 40 minutos si la haces interesante, sino menos". Del mismo modo, Redondo cree que "en el aula habría que cambiar casi todo y los tiempos de las clases no son lo más adecuados".

Y presenta el ejemplo de los adolescentes que deberían empezar las clases más tarde porque ellos tienen "otro ritmo circadiano"; es decir, cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario.

"Cuando empezamos las clases a las 8 de la mañana muchos de ellos aún están en la fase del sueño. Y eso es tan sencillo como retrasar la entrada una hora o incluso dar clases por la tarde, cuando ellos están más activos", dice.

Otro detalle importante es el período de sueño, el doctor Roberto Rosler señala que la información se consolida en la memoria a largo plazo cuando dormimos, por ende, nuestros alumnos menores de 10 años deben dormir 10 horas de lunes a domingo y los mayores de 10 años 8 horas de lunes a domingo.

Los profesores deben romper cada 15 minutos con un elemento disruptor: una anécdota, una pregunta, un vídeo que plantee un tema distinto

Pese a todos estos potenciales cambios, aún queda mucho terreno por explorar para plasmar los conocimientos científicos de cómo funciona el cerebro en el ámbito educativo.

Y luego habrá que evaluar si realmente funcionan y logran el objetivo de aprender mejor, destacan los especialistas.

, , , , , ,

¿Qué es PNL?



¿Qué es la Programación Neuro Lingüística o PNL?



Comencemos analizando los términos que la componen:

PROGRAMACIÓN: se concentra en el estudio de los programas, secuencias o Patrones Mentales que se establecen una vez que un aprendizaje se consolida.

En la elaboración de estos patrones interviene todo nuestro sistema nervioso, comenzando por la información que ingresa por los sentidos: visión; audición; olfato; gusto; tacto, de allí: NEURO.

Así, cada patrón es como un circuito neurológico, como una ruta en el cerebro, un camino fácil para la realización de lo aprendido, ej.: andar en bicicleta, caminar, respirar, etc.

Esos patrones grabados simplifican nuestra vida, pues nos permiten ejecutar muchas de las actividades fundamentales de manera inconsciente.

Y se manifiestan en el lenguaje, tanto verbal como no verbal o analógico, de allí: LINGÜÍSTICA.

DEFINICIONES

“ES LA CIENCIA Y EL ARTE DE LA EXCELENCIA PERSONAL” Joseph O’Connor  y John Seymour en su libro, “Introducción a la PNL”.

 “ES EL ESTUDIO DE LA EXPERIENCIA SUBJETIVA”  Salvador Carrión

Nosotros la definimos como:

La herramienta más simple y eficaz para Conocer la Estructura del Pensamiento y su impacto en los sentimientos y comportamientos.  Facilitadora del aprendizaje y de los cambios, tanto en individuos como en grupos humanos, enfocada en la mejora continua.

BREVE HISTORIA

En la década de los setenta, un profesor de lingüística de la Universidad de California, en Santa Cruz, llamado JOHN GRINDER y un estudiante de psicología y matemáticas de la misma universidad, RICHARD BANDLER, se dispusieron a investigar a tres de los psicoterapeutas más exitosos en su campo de acción:

                        FRITZ PERLS, creador de la corriente Gestáltica en psicología,
                        VIRGINIA SATIR, una magnífica terapeuta familiar
                        MILTON ERICKSON, uno de los más extraordinarios hipnoterapeutas

Y analizaron la interacción entre el lenguaje verbal y no verbal con el sistema nervioso, para determinar qué patrones mentales poseían y de qué modo se comunicaban con sus pacientes. 

Como consecuencia de ello los investigadores concluyeron que cada persona se autoprograma y vive en función de los modelos mentales, creencias y valores que ha generado.

De esta manera, sistematizaron un modelo aplicable para la comunicación efectiva, el cambio personal y el aprendizaje acelerado.

Estos modelos, que han recibido aportes posteriores y muestran las formas de pensar y comunicarse, están hoy a nuestro alcance a través de la Programación Neuro-Lingüística, que además de ayudarnos al auto-conocimiento, el control de nuestras emociones, la transformación y el crecimiento personal, son aplicables a todos los ámbitos de la vida, como la salud, familia, relaciones, trabajo, empresas y educación, entre otros.

A diferencia de otras metodologías o disciplinas, la PNL nos ayuda a cambiar estados y conductas limitantes utilizando procesos rápidos y efectivos.

Si bien originalmente fue concebida modelando procesos terapéuticos, su potencial para generar cambios rápidos y potenciar el aprendizaje en cualquier contexto, la llevaron a trascender esa frontera, mostrando su efectividad en prácticamente todos los campos de la actividad humana.




, , , , , , , , ,

¿Qué es el coaching?


El coaching es la palabra de moda en el mundo empresarial, pero ¿sabemos exactamente qué significa? ¿y qué beneficios nos brinda?

"El coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender en lugar de enseñarle.” John Withmore, padre del Coaching empresarial.

El Coaching "es un método para mejorar el rendimiento de las personas".

Un Coach no es un asesor ni un psicoterapeuta, es un facilitador, un guía, que ayuda al logro de objetivos, la mejora del desempeño laboral, el auto-aprendizaje y el crecimiento personal del cliente o “coachee”. 

Sus objetivos fundamentales son desafiar respetuosamente los modelos mentales del cliente, para que la persona descubra por sí misma nuevas formas de ver el mundo, promoviendo cambios cognitivos, emocionales y conductuales, que faciliten el logro de metas y el incremento del rendimiento en el ámbito personal o laboral.

BREVE HISTORIA

El concepto comenzó desarrollarse a mediados de los 70, asociado al deporte y la raíz del término es húngara, donde “coach”, deriva de “coche” siendo la función de éste trasladar al cliente del punto en el que localiza en ese momento hacia el punto al que desea arribar.

Pero el origen del concepto es mucho más antiguo y data de la antigua Grecia, donde Sócrates utilizaba un método que consistía en hacer preguntas a sus discípulos para que poco a poco éstos encontraran los conocimientos dentro de ellos y lo denominó Mayéutica, que en griego significa "partera", para simbolizar que él también ayudaba a dar a luz, en éste caso a la verdad que hasta ese momento había permanecido oculta. Un método basado en la conversación, a través del cual no tanto se enseña, sino que más bien se aprende. 

Este concepto fue retomado a mediados de 1970 cuando Timothy Gallwey, experto en educación y tenis en Harvard, se dio cuenta de que el peor enemigo de un deportista era su propia mente, y desarrolló una serie de libros para ayudarlo a superar bloqueos y obtener así un mayor rendimiento. 

Desde el comienzo el método mostró resultados sorprendentes y comenzaron a florecer escuelas deportivas a ambos márgenes del Atlántico. Y en la década del 80´ John Whitmore, empresario y estudioso de la psicoterapia y terapia deportiva, readapto el procedimiento con sus experiencias y conocimientos a las empresas inglesas y dio origen al Coaching Empresarial. 

En la década de los 80, Thomas J. Leonard, a quien se le reconoce mundialmente como el padre del Coaching Moderno, dió un paso más y bajó el coaching a la esfera personal, poniéndolo a al alcance de todos.

¿CUÁL ES EL ROL DEL COACH?

 - Mostrarte el camino en el que estás (cuestionando las creencias)
 - Señalarte las posibles opciones y ayudarte a tomar una nueva dirección (centrado en objetivos)
 - Ayudarte a persistir en el cambio (estimulando tus valores)

El “Coach” es el guía que se responsabiliza del trayecto a recorrer, asume la toma de decisiones y traza el circuito, durante el tiempo que dura el viaje, desde el punto de partida hasta el destino.

El “Coach” profesional acompaña, apoya, estimula y orienta a su cliente para que alcance excelentes resultados en todas las áreas en las que se proponga; personal, familiar, laboral, profesional. Su labor se centra en el presente y en el futuro (no en el pasado)

El “Coach” se formó para ser un “hábil escucha”, desarrolló y entrenó su capacidad de “observación aguda y precisa”, su enfoque es “personalizado y diferencial” con cada una de las personas con las que trabaja, ya que tiene en cuenta el propio ritmo del cliente, amplia sus fortalezas y trabaja sobre sus debilidades.

EL COACHING SIRVE PARA

• Aumentar tu poder personal: eliminar dificultades y crear hábitos.
• Rectificar tu proceder: priorizar, organizarte, actuar.
• Usar bien el tiempo: hacer lo importante.
• Construir relaciones sólidas y enriquecedoras.
• Hacer el trabajo más interesante.
• Trabajar con inteligencia.
• Comunicarte con fuerza y elegancia.
• Cuidar de ti mismo y buscar el éxito...

¿QUÉ APRENDEMOS?

Es un aprendizaje transformacional, donde el ser que eramos se modifica, cambiando nuestras percepciones y por ende nuestras respuestas y acciones.

Una de las principales consignas es que el "Mapa no es el Territorio": debemos de tomar conciencia de que no percibimos la realidad tal cual es, sino que cada persona elabora un mapa de la realidad, que es limitado, ya que debe pasar por una serie de filtros (creencias, valores, experiencias, etc.) que condicionan nuestra percepción y nuestra forma de ser y estar en el mundo.

TIPOS DE COACHING

Existen muchos tipos de coaching que se diferencian el el enfoque y los objetivos buscados:

Personal: también conocido como Life Coaching, esta rama te ayuda sobresalir en todos los campos de tu vida cotidiana, bien se trate de tus relaciones interpersonales, carrera, metas y objetivos o familia.

Organizacional: empresarial y ejecutivo

Basado en PNL: combina el Coaching con la Programación Neuro-Lingüística. “Tus creencias no están hechas de realidades, sino más bien es tu realidad la que está hecha de tus creencias” Richard Brandler, co-creador de la PNL.

Sistémico: entiende también el ambiente

Ontológico: una dinámica de transformación, un proceso liberador del sufrimiento y de las creencias condicionantes que nos limitan.

Cognitivo: es el entrenamiento de las funciones cognitivas, como la funciones receptivas, la memoria, el aprendizaje, el pensamiento y las funciones espresivas.

PROCESO DE COACHING

El “Coachinges el camino trazado por el “Coach”, quien tomando en cuenta a la persona con la que interactúa, dibuja un mapa que les orientará en los pasos a dar.
Es un trabajo en equipo, donde dos personas se encuentran con un propósito bien definido, la búsqueda del camino más eficaz para que el cliente logre alcanzar sus objetivos, utilizando sus propios recursos.  

Establecimiento de la relación
 - propuesta y acuerdo
 - evaluación del punto de partida
 - establecer relación de confianza

Planificación de la acción
 - establecer valores, visión y objetivos
 - desarrollar estrategias de acción

Ciclo de coaching
 - acción, feedback
 - aprendizaje
 - revisión, reevaluación
 - cierre

Seguimiento
 - prevención de regresiones
 - plan de continuidad

"El mayor aporte que podemos hacer en el Mundo, es transformarnos en la mejor versión de "nosotros mismos".

Accede al Curso COACHING CON PNL 2019
, , , ,

¿Qué son las Habilidades Blandas o Soft Skills?


Las habilidades blandas son los atributos personales claves para construir relaciones duraderas en el ámbito personal y laboral.

Actualmente las empresas evalúan que los candidatos además de contar con conocimientos académicos curriculares y experiencia laboral, que son los llamados conocimientos o "Habilidades Duras", posean atributos personales que indican un alto nivel de inteligencia emocional, un buen relacionamiento interpersonal, adaptabilidad y flexibilidad para trabajar en equipo, gestión adecuada del estrés, capacidad negociadora, que sean creativos, tanto para proponer nuevas ideas como para buscar soluciones ingeniosas, puedan automotivarse, reaprender y adaptarse al cambio. Estos atributos que se agrupan en lo que se ha dado en denominar Habilidades Blandas o Soft Skills y son altamente valorados por las empresas actuales, ya que contribuyen al aumento en la productividad y a mejorar el clima laboral.

A menudo se dice que las habilidades duras te darán una entrevista, pero necesitas habilidades blandas para obtener y mantener el trabajo.

Muchos creen que el término "habilidades blandas" es un nombre inapropiado, ya que estas habilidades no son suaves, son habilidades fundamentales y hay que darles el énfasis que merecen, por lo que sustituyen éste término por "Habilidades de Poder" (Power Skills) ya que empoderan a las personas, empresas y equipos de trabajo. Otros, en cambio, las denominan Habilidades Interpersonales ya que nos permiten establecer vínculos efectivos y duraderos.

Las Habilidades Blandas serán cada vez más valoradas en el ámbito laboral

En los próximos años la automatización transformará tanto el mercado laboral que las propuestas de formación modernas están apuntando a estimular una nueva manera de pensar (sistémica,  exponencial y flexible), a resolver problemas complejos, a estimular el pensamiento crítico, la creatividad y la inteligencia emocional, ya que estas competencias serán más valiosas en el futuro que los conocimientos técnicos, debido a que éstos últimos podrán ser realizados por maquinas o inteligencia artificial.

Compañías como Google, IBM, y Amazon han anunciado que ya no se fijan únicamente en los títulos universitarios para la selección de personas. Lo que ahora necesitan es que los candidatos tengan la capacidad de “aprender a aprender” porque van a tener que cambiar de áreas de conocimiento unas cuantas veces en su vida profesional y ya no vale el "yo soy técnico en...", porque una persona que está abierta al aprendizaje permanente y pueda adaptarse ágilmente a los cambios, aportará mayor valor a la compañía y a los equipos de trabajo.

Un estudio realizado por World Economic Forum, indica que en el año 2020 la tercera parte de las habilidades necesarias para la mayoría de los trabajos en las distintas profesiones estará basada en  actitudes que hoy no son consideradas importantes y la demanda de las habilidades blandas aumentará y se situará por encima de los conocimientos estrictamente técnicos.

En 2018, LinkedIn incluyó el liderazgo, la comunicación, la colaboración y la gestión del tiempo como las cuatro habilidades blandas más demandadas.

La compañía de tecnología iCIMS Inc., que desarrolla software de reclutamiento y otros programas, relacionados con la administración de empleados, analizó sus datos de propiedad y descubrió que la resolución de problemas, la adaptabilidad y la administración del tiempo son las tres habilidades principales que los reclutadores buscan en los candidatos. También buscan candidatos ambiciosos, confiados, amistosos, carismáticos, entusiastas, decididos, tranquilos, eficientes y enfocados, según los datos publicados por iCIMS en su sitio web en 2018.

¿Se pueden enseñar las Habilidades Blandas? 

La respuesta corta: sí.  Aunque requieren un esfuerzo consciente, práctica continua y un compromiso con el autodesarrollo.

Un estudio del MIT Sloan descubrió que la capacitación en habilidades blandas, incluso en un entorno industrial, puede mejorar la productividad laboral en una organización. Iniciado en cinco fábricas de Bangalore, un ensayo controlado de doce meses reveló que la capacitación en resolución de problemas, comunicación y toma de decisiones produjo un retorno sobre la inversión del 250% en ocho meses. Los factores de éxito incluyeron un aumento general en la productividad de los trabajadores, un cambio más rápido en tareas complejas e incluso una mejor asistencia de los empleados.

Algunos ejemplo de las Habilidades Blandas

Habilidades de Comunicación
• Comunicación verbal  y no verbal
• Escucha activa 
• Escribir 
• Contar historias 
• Hablar en público

Habilidades de Liderazgo
• Toma de decisiones 
• Planificación estratégica 
• Gestión de crisis 
• Gestión del talento 
• Formación de equipos 
• Coaching

Habilidades Personales
• Inteligencia emocional 
• Manejo del estrés 
• Autoconciencia 
• Confianza en sí mismo 
• Adaptabilidad 
• Competitividad 
• Empatía 
• Entusiasmo 
• Asertividad 
• Resiliencia

Habilidades Profesionales
• Planificación 
• Organización 
• Programación 
• Gestión del tiempo 
• Investigación 
• Ética empresarial 
• Inclusión 
• Competencia intercultural 
• Gestión del conocimiento 
• Mejora de procesos 
• Servicio al cliente 
• Concientización sobre tendencias comerciales 
• Conciencia sobre tendencias tecnológicas

En el iPNL contamos con una amplia gama de cursos para ayudarte a mejorar tus habilidades Blandas.
 

 

Clientes Corporativos

UBICACIÓN

Plaza Cagancha 1145, piso 1, Montevideo, Uruguayy
Horario de atención: Lunes a Viernes de 9:00 a 17:00 hrs.